WrestlingNotes: TryOut, esto no es competencia

Luego de una semana del paso de WWE en Chile es un buen momento para hablar del nuevo panorama que se nos asoma tanto como público, como también medio. Como sabrán el martes 4 de diciembre finalizó el tryout latinoamericano de la empresa de Vince McMahon, que tuvo por sede el Cerro San Cristóbal de la contaminada capital nacional.

No me gustaría detenerme en los números (los cuales son positivos), sino en la experiencia y lo que podría traer al futuro. Más allá de los 43 atletas que vivieron el tryout, este es un paso importante para la industria nacional. Como medio pudimos notar un ambiente profesional, con luchadores con pinta de internacionales y con un trabajo que no se quedó solo en las buenas intenciones.

Ilusiones

Como anécdota puedo decir que uno de mis sueños de infancia era convertirme en wrestler (antes de saber cómo era el funcionamiento de la industria nacional), dicho sentimiento me llevó a participar de una efed (federación online) en donde terminé de booker. Curiosamente dicha efed fue un paso anterior a lo que luego fue OTTR Wrestling.

En ese momento de la historia, yo viviendo lejos de la capital, mi único conocimiento sobre el wrestling nacional era por comentarios poco objetivos de sus propios promotores. Me acuerdo que en el foro que frecuentaba se hablaban maravillas de VLL y CLL, ambas marcas en donde participaban los mismos usuarios. Ya con la llegada de OTTR y las lecturas en Cuatro Esquinas (Q.E.P.D.)  me enteré que la escena nacional distaba harto de lo expuesto por los promotores y su gente.

¿La Realidad?

Con los años me he ido formando una opinión: El wrestling nacional es de bastante calidad, pero todo lo que ocurre antes y después del show son lo más cercano a un circo pobre. La profesionalidad es un mito, los resultados dependen mucho de las amistades que tengas y la relación con la crítica y el análisis es nulo. Todo esto explicado ya en otro escrito.

Con ese panorama tan desolador, que WWE viniera a Chile a poner sus bases para un proyecto a nivel latino me parecía una total locura. No tenemos ni un décimo de población que Brasil (pensando por público potencial), ni los niveles de producción de grandes eventos que hay en Argentina, ni mucho menos la cultura alrededor del wrestling que tiene México, sin mencionar que les quedamos a traspié a todo el mundo (literalmente).

La Oportunidad

Frente a esta imagen la empresa de Vince vio una oportunidad. Tal vez Chile carezca de cultura de lucha libre, pero eso no quita que contamos con una tradición de wrestling criollo que data desde los Titanes del Ring (y tal vez mucho antes). La lucha libre existe como fenómeno desde los 80’s, pero en los 90’s con la irrupción de la era Attitude en la Red se terminó de afianzar con el público. La posterior exposición de la era PG fue el último llamado para el tren de las luchas a nivel de televisión abierta.

Con tal bombardeo no es raro que en Chile exista aunque sea una empresa de wrestling por región. Sin mencionar que el mayor auge en creación de páginas sobre el tema fue en el período que WWE dejó de emitirse en televisión, es decir, a pesar que carezcamos de una identidad como industria, eso no significa que no tengamos identidad como público.

Fanaticada Única

La fanaticada nacional solo una vez no ha respondido con la empresa de Vince en sus viajes a Chile. En todas las otras ocasiones WWE se ha presentado frente a una arena repleta (o muy cercana de estarla). Además el público compatriota siempre sabe darle la vuelta a la situación, siendo protagonista en casi todas las luchas. Solo cabe destacar que este año se gritó “Lisoform” (un desinfectante en aerosol) ante la constante limpieza en el ring. Seth Rollins lo definió de la siguiente manera: “Los chilenos están locos”. Como respetable siempre damos la nota alta, demostrándonos enérgicos y creativos, con bienvenidas efusivas a los luchadores en hoteles y aeropuerto. No por nada Sami Zayn se dedicó a recordarle a todo el mundo que los chilenos son su audiencia predilecta en el anterior Live celebrado en Santiago.

A todo esto le sumo nuestro trabajo como medios. Con ello no quiero decir que gracias a nosotros WWE se vino a instalar, más bien que somos señal que hay publico cautivo en nuestras latitudes. A pesar de ser una población bastante reducida, tenemos muchas páginas dedicadas al wrestling. Todas con distintos enfoques, unos más lúdicos que otros. Esto es un ejemplo de lo movida que es la escena nacional, no tanto en shows, sino en análisis de los mismos.

Hay Materia Prima

Por último y más importante: La materia prima. Como lo dije anteriormente, Chile cuenta con un nivel bastante alto en cuanto a calidad sobre el ring. Guanchulo, Alejandro “XL” Saez y Zatara son una demostración que en nuestro país existen wrestlers de exportación (el primero con experiencia en la empresa japonesa DDT, mientras que los dos siguientes participaron en torneos de WWE). Nuestros luchadores están preparados para grandes escenarios y dar buenas luchas, sino revisen los vídeos de Clandestino y notarán que en el territorio nacional también se hacen match de 5 estrellas.

Con todo lo explicado es normal que WWE quiera instalarse con sus próximos proyectos latinos (ya sea un torneo o hasta un NXT grabado desde Santiago), está la gente, los luchadores y la difusión. Pero qué fue lo especial que se vivió en aquel Tryout que encuentro tan necesario realizar este escrito, pues fácil: Esto no es una competencia.

Lo Mejor es ser Positivo

XL hizo la diferencia entre su anterior experiencia en la gigante de Stamford con la siguiente analogía: “En el torneo yo iba a competir, iba por ganar mi lucha. Me preparé para esa lucha. Acá ha sido un entrenamiento desde muy temprano. Ha sido súper agotador”. El enfoque del Tryout fue en parte un entrenamiento físico bastante extremo, con todo un trabajo que se comparaba a lo que realizaban las grandes superestrellas de Raw y SD. Pero también se destaca que lo que más intentó imponer la empresa fue que esto no es una competencia.

“Lo que más he aprendido es ser una persona positiva, preocuparme por los demás. Si el otro se potencia, yo también me potencio” son parte de las conclusiones que da Saez luego de horas de entrenamiento. Esa claridad mental es la ruta que está trazando WWE, si queremos generar una industria antes tenemos que dejar de competir entre nosotros.

El Trabajo en Equipo es la Clave

“Me acuerdo estar corriendo por el cerro, muerta ya y mis compañeros de México, Argentina diciéndome:   Dale, dale, échale ganas, Eso es realmente motivante”. Es uno de los recuerdos que se le viene a Zatara frente a la experiencia del Tryout, donde destaca que el trabajo en equipo fue la clave de todo el proceso. Ella plantea que con eso en mente todos dan lo mejor de sí, ya que de hacer las cosas bien todos salen beneficiados. Una mentalidad bastante distinta frente a la mezquindad que muchas veces se reclama en el mundillo del wrestling nacional.

Una Lección que va Más Allá

Por otra parte, Guanchulo (que no pudo participar del Tryout por lesión, pero fue a ver cómo se realizaba el evento) siempre ha sido crítico con la industria nacional. Su experiencia en Japón lo hace ver el wrestling criollo como una disciplina más cercana a lo amateur que lo profesional. En gran parte por problemas de bookeo y producción ligados a la amistocracia tan imperante en los cuadriláteros chilenos.

Es por ello que sus dardos van directo a la falta de trabajo en equipo. Resumiéndolo en: “Esta ha sido una clase magistral de lo que es el Teamwork. Con esto se da una lección que más allá de la empresa o federación de la que vengas. Cuando todos unen fuerzas se puede llegar mucho más lejos, como es lo que está pasando ahora”. Aprovechando la ocasión también mencionó que WWE nos está entregando las líneas para realizar un trabajo hacia lo profesional: “Necesitamos luchadores con aspecto de luchador y que luchen sin polera” remató el miembro de los Anarko Mojones.

La Prensa Está a la Altura

Llevo cubriendo esto ya hace unos 7, casi 8 años. OTTR Wrestling ha sido mi escuela en todo, desde escribir artículos hasta editar vídeos y animar podcasts. En ningún momento imaginé llegar a presenciar algo como esto. No solo la semana pasada nos regodeamos entre luchadores y entrenadores de WWE, sino que además fuimos testigos de la primera piedra de algo que pinta gigante. Como medio nunca nos hemos tomado en serio a nosotros mismos. Pero el trabajo que se realizó ese día en el Cerro San Cristóbal está a un nivel profesional digno de una empresa internacional como lo es WWE. No solo hablo de OTTR, sino de todas las otras páginas que sin los conocimientos o herramientas aún así han concretizado el amor que le tenemos al wrestling en trabajos a la altura de la ocasión.

El Futuro

Estoy ansioso de ver lo que se nos viene. Esa tarde no solo vi un trabajo de unos gringos que se querían llevar talento latino a sus cuadriláteros, sino de toda la industria luchistica de mi país diciendo presente. Las páginas demostraron ser aptas para que WWE nos trate como medios serios. Los luchadores se dejaron la piel para que no exista dudas que ellos merecen los focos que están teniendo. Y la gente respondió con el cariño casi incondicional que le tienen a la empresa de los McMahon. En conclusión: Cuando nos unimos podemos hacer experiencias únicas, espero que pronto vengan más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *