El Día Después de NXT Takeover: Orlando

 

Takeover Orlando ya es cosa del pasado, y siempre ha sido una muestra de como el “territorio de desarrollo” de WWE hace las cosas bien con cosas simples. Además para muchos, es una bocanada de buen wrestling antes de los impredecibles PPV del Main Roster.

El show comienza con la pelea de SAnitY y el equipo de Tye Dillinger. En el Pre Show mostraron como los heels atacaron a No Way Jose obligando a los faces a buscar un nuevo compañero. La decisión fue acertada, ya que para los americanos Jose es un buen luchador (aca ni cagando) y era uno de los posibles puntos bajos del match. Su reemplazo fue Kassius Ohno, y la pelea se convirtió en una de esas que los fanáticos del wrestling esperaba. Por un lado tenemos a los heels con Alexander Wolfe (conocido como Axel Tischer en las independientes europeas, principalmente en wXw), Nikki Cross (Nikki Storm), Killian Dain (Big Damo) y Eric Young como su líder el cual debe ser uno de los mejores heels que dió Impact Wrestling en su último paso, por otra parte esta Tye Dillinger (facilmente uno de los más populares de NXT), Rubi Riot (Heidi Lovelace, ex-Young Lion Champion en CHIKARA y una de las mejores luchadoras en los últimos 2 años), Roderick Strong (decir que su apodo era Mr. ROH era por algo) y Kassius Ohno (Chris Hero). La pelea al ir al opener estaba destinada a ser caotica y tenía la función de entretener. La decisión de que perdiese Tye no la encuentro mala, ya que su personaje es el de Underdog, de hecho, por eso es querido entre la gente, además, este tipo de peleas nunca serán decisivas y seguramnte veremos algun tipo de revancha de Tye ya sea contra Killian Dain que fue el que le hizo el pin o contra Eric Young, ya que esta claro que esto no termina. El finisher de Dain es muy parecido al de Kenny Omega (One Winged Angel) y le queda perfecto ya que se vió brutal.

La segunda pelea tuvo a Andrade Cien Almas y Aleister Black, otra vez vemos al mexicano jobbear al nuevo en este caso Black (también conocido como Tommy End en las independientes) fue una pelea bastante mejor de lo esperado. Al parecer Andrade Cien Almas poco a poco va mejorando su personaje, de hecho hace muchos gestos de Los Ingobernables y especificamente de Tetsuya Naito, el lider de Los Ingobernables de Japón y actual IWGP Intercontinental Champion, lástima que el director no le dió mucha importancia en la transmisión. Black legó como una especie de personaje “ocultista”, clara referencia a Aleister Crowley, pero falta aún para ver como se utilizará en el futuro. El final aunque sevió brutal quedó un poco raro, basicamente, Andrade quedo KO con las patadas de Black. Es de agradecer que al contrario a lo que se hace en el Main Roster, no fue un squash y pudimos ver una buena pelea.

La pelea por los NXT Tag Team Titles facilmente es la mejor pelea de la noche. Ya sabemos la calidad de #DIY y The Revival, el misterio estaba en los Authors of Pain, por lo menos sus rivales mostraron lo mejor de esas moles. Aunque lejos el mejor momento fue cuando los campeones sufrieron la unión de sus rivales, esas llaves combinadas entre los tags quedó muy bien, algo que es rematadamente raro en WWE pero que en las Independientes es bastante normal. Jugaron muy bien con las emociones del público, solo basta recordar como estaba la bandita de OTTR durante la transmision, ya pensando un poco más en frío, la decisión de que #DIY fueran los primeros eliminados, aunque no era lo ideas si tenía cierta lógica, ya que por lo menos para mi The Revival se ven mejor que los #DIY. Además, cuando quedaron solos con los campeones se vió toda su técnica hasta el extremo, como cunado iban a hacerle el Last Chapter a Dawson y Dash Wilder se sacrifica recibiendolo antes. Lástima que no se vió que realmenet tenían una posibilidad en solitario contra los campeones. Al final el Super Collider terminó la pelea en favor de los Authors of Pain.

Asuka es la campeona más dominante de NXT quizás en toda su historia. Ember Moon (antes conocida como Athena en las independientes) no es una mala elección, pero tal como se dijo en el podcast tras Takeover, solo los más acérrimos seguidores de NXT le veian alguna posibilidad a la retadora. Por lo menos, se hizo algo muy importante en la pelea y que a futuro ayudará, es que se hizo más “ganable” a la japonesa, normalmente se le habia visto arrasar a sus rivales y por lo menos Ember Moon le plantó cara y dió una gran batalla. Quiás en el futuro veamos una revancha entre ellas, quizás con una estipulación, si no es la elección de WWE, deberían darle una nueva oportunidad a Nikki Cross quizás junto a Ruby Riot en una TRiple Threat y así podrían cuidar un poco más a la actual campeona, o la posibilidad de repetir lo que hicieron con Paige en su momento, donde subió al roster principal y tuvo que dejar vacante el de NXT, daría la posibilidad de realizar un torneo para determinar a la nueva campeona, así podrían pulir a las nuevas luchadoras en el proceso. El final con Asuka usando al árbitro mostró a la japonesa como una luchadora más heel (o tweener) demuestra que es una campeona que hará lo imposible por mantener su cinturón, y eso por lo menos me agrada ya que se sale un poco del personaje que tenía.

El Main Event entre Roode y Nakamura no fue una mala pelea, pero jugo en contra su anterior match que para muchos fue bastante mejor. Punto aparte es el cuidado que tiene WWE con las entradas de ambos, son simples pero tremendamente llamativos y se quedan en la mente de los fanáticos, no es una pelea cualquiera, es una de un Takeover y eso es algo que se extraña un poco en los eventos del Main Roster. Nuevamente vemos el castigo a la rodilla de Nakamura lo cual tiene bastante lógica y será algo que veremos habitualmente en el futuro, ya que es su arma principal. Roode se vió como un campeón sólido y habría sido muy raro que perdiese su campeonato ahora. Es increible ver como en 1 año se sienten que los personajes de NXT están “quemados”, en palabras simples, no creo que muchas personas creyesen que Nakamura podía lograr el campeonato y si lo llegase a ganar la pregunta sería ¿Que hará ahora?. Roode se ve que estará un poco más y a Nakamura no le queda nada mas en NXT. Como decía, la pelea en si no es mala, pero le juega en contra la anterior que tuvieron que fue bastante buena y contó con el plus de que Roode salió como ganador, algo que nadie esperaba en ese momento.

NXT Takeover fue un buen evento, no extraordinario pero nadie puede decir que es malo. De hecho, es tremendamente simple pero efectivo, ya que tuvo solo 5 peleas, duro 2 horas y media aprox., las peleas principales son por los campeonatos y las otras 2 peleas fueron coherentes con lo que se muetsra en el programa semanal y cumplen sobradamente con lo que se espera. Es increible lo que logran con 45 minutos de programa en la semana para armar este evento y Wrestlemania no lo logra con 6 horas semanales. El detalle de que hayan cambiado los cinturones de NXT es raro, ya que no se avisó con anticipación, y la mayoría de las opiniones dicen que se relaciona al caso Paige, pero también pudo ser para que fuera un producto novedoso para la venta aprovechando el Wrestlemania Weekend y lo otro es que eligieron buenos diseños, no como los del Main Roster. Ahora tenemos que ver lo que sucede tras Wrestlemania, ya que no le afecta a NXT lo que suceda en el PPV sino en los días después ya sea en RAW o Smackdown Live, es bastante probable que pierda algunas de sus estrellas principales, siendo los principales candidatos Shinsuke Nakamura y la campeona Asuka. NXT está destinado a alimentar el Main Roster, por eso su roster es tremendamente cambiante, pero para eso tendremos que esperar unos días, por lo pronto ya vimos un buen evento la noche del sábado y queda ver que se sacará de la manga WWE para animarnos en Wrestlemania y tendrá que hacerlo porque hasta este momento, NXT Takeover Orlando, con muy poco, estaría superando al evento más grande de WWE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *