Denles lo que quieren ver

Este pasado fin de semana fuimos testigos de uno de los momentos más importantes del año para WWE, tan sólo detras de Wrestlemania…. Royal Rumble.

Es con diferencia el 2do evento más entretenido de la empresa tras el mencionado Wrestlemania, además comienza el camino al evento más grande del año. Fuera de eso, en los combates Royal Rumble tenemos la capacidad de sorprendernos para bien o para mal de lo que veamos sobre el ring. Siempre existe esa posibilidad de algún momento especial o un regreso sorpresivo. Algo que en el resto del año muchas veces es imposible.

Pero a diferencia de años anteriores, esta vez no hubo mucha sorpresa respecto a los ganadores de dichos combates. Por un lado Seth Rollins saliendo victorioso de su combate. Por el otro, la luchadora más over de los últimos años en la empresa Becky Lynch.
Pero si sabiamos que iban a ser los ganadores, que nos motivaba a ver los shows?…..Simple, esperábamos que no la cagaran.

Seth Rollins ha sido durante el último año el pilar de RAW. De por si estar en el programa rojo sin morir en el intento es tremendamente complicado. Siempre existe la posibilidad de una mala historia, una lucha horrible o peor un cambio de última hora.
Pero Rollins ha logrado mantener su status de la mejor manera posible en un roster como el de RAW.
Quizás, no llegó a ser el boom como Braun Strowman el 2017 donde en cada show era el motivo para aguantar RAW. Rollins fue el que trabajó siempre haciendo de soporte en las historias y poco a poco recuperando la confianza de los altos mandos.
Quizás, para muchos Seth Rollins es el que más sobresale en un roster que estaba practicamente destruido por el factor “Lesnar no pelea nunca y se lleva el campeonato universal”. No está muy lejos de la realidad, pero realmente no había otro.

Por el lado femenino es una historia diferente. Ya que estamos frente a una figura tan tremendamente over como Becky Lynch, que puede perder por rendición una hora antes y aún tiene la credibilidad suficiente de seguir pateando traseros en el Rumble y ganarlo.
Además, tiene la capacidad de mejorar al talento alrededor suyo. Asuka y Charlotte son personajes totalmente diferentes a los que veíamos hace unos meses y se han revitalizado.

 

En ambos casos eran los preferidos de los fanáticos. Y como rara vez sucede WWE nos da en el gusto, no jugó a la sorpresa. Quizás WWE no quiso optar por una opción “especial”, pero no cabe duda que debían ser los ganadores.
Todo esto no sería raro, pero los que llevamos un poco de tiempo viendo wrestling sabemos que WWE tiene su fama de cagarnos nuestros pronósticos. Y siempre de una manera horrible.
Pero si nos vamos un mes atrás, también TLC tuvo un resultado similar. Peleas claritas y resultados que correspondían.

Hace rato que nosotros los fanáticos no buscamos que nuestros luchadores favoritos siempre ganen. Lo que buscamos es que tengan historias coherentes dentro de lo posible.
Personalmente espero que este momento siga y veamos espectáculos de mejor calidad por lo menos en los PPV. Que el lema para los siguientes shows sea lo mismo que estamos viendo ahora….”Denles lo que quieren ver”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *