La Resurrección del Dragón Americano

Para los fanáticos del wrestling hay muchas fechas memorables durante el año. Wrestlemania, Wrestle Kingdom, Royal Rumble, etc. Son citas ineludibles para nosotros. Pero en los últimos tiempos hay dos fechas que se marcaron a fuego en nuestras mentes. Primero el 8 de febrero de 2016 y el día de hoy 20 de Marzo del 2018. Estos días tienen un factor en común: Daniel Bryan.

El primero como muchos sabrán fue el día que anunció en un show de RAW su retiro del wrestling. Debido a sus contusiones, se vio obligado a dejar lo que más ama. Y no fue en cualquier momento de su carrera, sino en el más alto de todos. Lo peor de todo, es que era algo que se temía, ya que se había ausentado y aparecía cada vez menos. Incluso llegó a ganar el Intercontinental Title en Wrestlemania 31 para dejarlo vacante 43 días después. Fue un momento muy doloroso para el wrestling en general y de eso no hay dudas.

La segunda fecha corresponde al otro extremo. WWE rompió el internet confirmando que Daniel Bryan fue autorizado a volver al ring. La mejor noticia del año automáticamente para muchos (entre los que me incluyo). El camino del sufrimiento de Daniel Bryan ha terminado.

No quiero llenar estas líneas con datos que pueden encontrar en cualquier parte. Pero quisiera explicar porque Daniel Bryan es tan especial para todos los fanáticos, casi sin excepción, aparte de que es rematadamente bueno en el wrestling. La respuesta es fácil. A diferencia de otro nombre como Edge, que se tuvo que retirar de manera similar, hay un factor determinante. Hemos seguido viendo a Daniel Bryan. Ya sea como General Manager invitado, siendo parte del Cruiserweight Classic o en su cargo actual de General Manager de Smackdown Live, Bryan no ha permitido que se le olvide.

En todas partes veíamos gestos que nos recordaban a Daniel Bryan. Las patadas de The Miz, que nos hicieron pensar en alguna lucha en Wrestlemania. El Yep Movement! de Owens y Zayn. La relación de Shane y Bryan. etc. Son demasiadas las veces que esperamos que llegase este momento, pero nunca pasaba.

Es verdad, Daniel Bryan ya había dejado en claro que iba a volver a luchar cuando terminase su contrato con WWE. Pero sinceramente, aunque hay grandes opciones fuera de la empresa de Stanford, creo que nadie quería realmente verlo en otro lado.

Personalmente descubrí la figura de Daniel Bryan en un antiguo evento de Ring of Honor llamado Rising Above, cuando luchó contra otra gran estrella ahora olvidada por muchos: Nigel McGuinness. De inmediato fue mi lucha favorita. Y desde ahí me preguntaba porque veía bodrios como las luchas de Batista.

Luego llegó a NXT y cada día se fue ganando más adeptos. Fue despedido por sobre actuar, en una de las mejores escenas de la historia reciente de WWE con la invasión de Nexus, luego volvió en Summerslam sorprendiendo a medio mundo. Siguió su camino y ganó el Money in the Bank. Derrotó a gigantes como el Big Show y Mark Henry. Formó uno de los mejores Tag Teams de la década como el Team Hell No!. Fue la cara contra The Authority.

Ganó un Main Event de los mejores Wrestlemania de la historia. Repartía calidad por todos lados y todos los días. Reinventándose cada vez que fuese necesario. Actualmente WWE tiene el mejor roster libra por libra quizás de su historia. La cantidad de posibilidades de armar Dream Matches son casi infinitas. Como decía antes, es quizás la mejor noticia del año, no sólo por el lado humano, sino por el lado del wrestling. No creo que sea necesario alargar demasiado esto ya que queda claro lo que quiero decir…

El líder del Yes Movement! ha vuelto a la vida y nunca fue olvidado por sus fanáticos.

Si te gustan nuestros contenidos, apoya a OTTR en Patreon!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: