Columna de Opinión Nuevo

La Guerra de los Colores

Al parecer ya es cosa del pasado lo que significaba Survivor Series para la WWE, nosotros los fanáticos lo seguimos llamando uno de los “Big Four” y seguirá siendo mientras se siga realizando ya que tiene una larga historia tras suyo, pero por lo menos para mí, esta última edición del evento, si la hubieran nombrado de cualquier habría sido mejor.

Survivor Series históricamente nos daban buenas luchas con historias importantes tras de ellas, no quiero decir que las peleas del último PPV fueron malas, pero me dió pena que las peleas que dan nombre al show fueran las peores a nivel de bookeo. También son recordados los debuts o regresos importantes que se han dado en un Survvor Series, como The Undertaker, Kurt Angle, The Shield o The Rock, pero ahora todo se resumió a un simple enfrentamiento entre las marcas.

Ver que de la nada Smackdown Live va a atacar a RAW en su show y semanas después los luchadores del programa rojo Live hacen lo mismo en la casa azul, si fuese algo original no tendría problemas pero todo indica que esto se va a volver habitual, no por nada el show lo presentaban como “el único momento donde las estrellas de ambas marcas se enfrentan”. Esto no necesariamente debería ser malo, ya que peude haber cierta rivalidad entre marcas y se vería interesante, el problema radica en que hay Drafts, Shake Up, etc. lo cual hace que este tipo de rivalidades sea poco creible y por ende, sean menos atractivas de cara al fanático.

Este año cumplió pero tuvieron que hacer varios cambios en lo que se había presentado al principio, cambios de títulos incluídos, y tuvieron que sacar a los hombres importantes en cada marca, eso antes del PPV vendió mucho independiente de que las luchas tradicionales hayan sio una mierda, porque se convirtió en un Dream Match, ahora el problema viene si el próximo año harán lo mismo, estará Shane acaparando luces de nuevo? Triple H estará presente? Tamina será nuevamente protagonista de la lucha?. En la primera división de marcas habían historias dentro de la marca sumamente interesantes, como buscaban convencer a X luchador para que se les uniera, o ponían algo importante en juego como la continuidad de Stone Cold en la versión del 2003 o el debut de la Elimination Chamber el 2002.

Hubo calidad en el ring, de eso no hay duda, la lucha entre The Shield y New Day este año fue muy buena, incluso la lucha entre Lesnar y AJ Styles tuvo sus cosas por nombrar algunas, estas luchas son Dream Matches en toda regla, pero quedó en eso, peleas sacadas de la nada y que incluso no son en el formato tradicional, sino con la misión de completar un PPV, hay luchas tradicionales que son una mierda y quizás es el momento de cambiar y por eso inventaron esto de la batalla entre RAW y Smackdown Live par darle algo especial, pero como decía antes, le falta historia ya que eso vende mucho más un PPV que simples luchas que aunque sean buenas (la mayoría) al día siguiente poco importan en las mencionadas historias.

No quiero alargarme mucho, pero para resumir esto, quizás este año no se notó pero el siguiente año si vuelven a repetir este mismo formato, con los campeones enfrentándose entre sí y tratando de elevar el hype del evento con cambios de última hora, invasiones al show rival o promos mandadas por las redes sociales, no se si tenga éxito. Pero para mí, Survivor Series es ahora la Guerra de los Colores.