La Columna Fome: Cuando las oportunidades vienen desde la desgracia ajena

Hace poco más de un año, supimos que Paige debería retirarse de los cuadriláteros debido a sus lesiones. Esto significó una pésima noticia para todos y todas las superestrellas. Para suerte de Paige, la WWE la siguió teniendo bajo su ala y le permitió desempeñarse como GM de SmackDown Live!. Puesto que quedo vacante ya que, irónicamente, Daniel Bryan (otra superestrella que se había retirado debido a sus lesiones) recibió el alta médica que le permitía volver a los cuadriláteros de la WWE. Pero donde un foco se prende, da espacio para que otros se prendan.

Un pequeño preámbulo, Paige la anti-diva.

Paige fue una adelantada a su época. Una época donde “ser una diva” era la norma de la compañía. Y ella, dentro de todo el roster, era de las pocas que tenía un linaje ligado a la lucha libre, en vez de ser una modelo que está practicando el deporte. A raíz de esto que su personaje de la anti-diva le dio tanto méritos en NXT, llegando a ser campeona femenina.

Y no solo quedó ahí, la empresa apostó en ella y en su lucha debut logró destronar a AJ Lee, quien literalmente había acabado con toda la competencia que tenía. Hasta la fecha, ninguna otra superestrella ha logrado poseer al mismo tiempo un título de NXT y otro de la marca principal. Desde ese momento su carrera fue en ascenso, logrando alzar la correa femenina en otra ocasión.

Ya con la revolución femenina instalada, Paige era llamada a ser uno de los pilares. Pero las lesiones, malas desiciones personales y ataques a su privacidad lentamente fueron mermando su tiempo en pantalla.

Retorno y retiro definitivo de Paige

Cuando la serie de malas desiciones y lesiones la dejaron en paz, Paige volvió al cuadrilátero pero no lo hizo sola. Mandy Rose y Sonya DeVille, ambas luchadoras de NXT, la acompañaron para formar una nueva tercia liderada por ella. Absolution por un tiempo fue un trío de rudas que empezaba a dominar a sus rivales, ya sea por superioridad numérica o bien por superioridad técnica (de la mano de Paige). El trío lograba posicionarse dentro de la marca roja y cosechar lentamente apoyo y fans. Incluso recibieron la buenas noticias de que todas estarían participando en el primer Royal Rumble Match femenino.

Pero el cuerpo de Paige tenía que decir otra cosa. Un mal movimiento y fue todo para la carrera de esta joven luchadora. Nada hay que culpar a su rival de turno, si no hubiera sido en ese momento, hubiera sido en otro y quizás con consecuencias mucho peores. Paige siguió en pantalla como manager de sus 2 aliadas, pero el éxito que estaban consiguiendo lentamente se esfumó y Absolution pasó al olvido con el cambio de marcas.

Al otro lado del charco

Mientras la historia de Paige iniciaba y terminaba, en SmackDown Live! las cosas tenían otro rumbo. Desde NXT apareció Ruby Riott, quien inmediatamente trató de posicionarse como figura atacando a cuanta superestrella tenían por delante. Lamentablemente para ella, la fórmula que utilizaba era exactamente la misma que Paige estaba usando en RAW. Ruby Riott estaba acompañada por Liv Morgan y Sarah Logan.

Y no solo eso, sino que el paralelismo entre ambos tríos era demasiado evidente. Liv Morgan y Mandy Rose desempeñaban el papel de figura sexy, Sarah Logan y Sonya DeVille eran el brazo fuerte, mientras Paige y Ruby Riott la parte técnica y líder de los grupos. Riott Squad rápidamente fue visto como una copia barata del grupo formada por Paige, y justamente porque Paige desempeñaba su rol mucho mejor que Riott, además que era una figura mucho más conocida.

Riott Squad vs Absolution, rápidamente y con Royal Rumble en la mira, los fans veíamos como un posible enfrentamiento entre ambas tercias se podría dar en el combate. Pero la antes mencionada lesión de Paige hizo que fuera un 3v2 y perdió mucho interés. Absolution ese grupo que a primeras se veía más imponente y que uno pensaría que llegaría más lejos, no logro desplegar sus alas debido a que su líder se tenía que retirar (y cambiar de marca), a pesar de que Mandy tuvo una oportunidad por el oro en Elimination Chamber 2018. Mientras que el Riott Squad, quienes todos veíamos como la versión pobre, logró mantenerse en el tiempo y perpetúan hasta el dia de hoy, teniendo su líder rivalidad con Charlotte Flair en torno al titulo de esta última.

Cinco mujeres vieron cómo su fortuna cambió por la lesión de una compañera de trabajo, lo cual hizo que los focos fueran repartidos entre ellas.

Un año de desarrollo.

Riott Squad y lo que quedaba de Absolution cambiaron de marcas. Ahora en RAW absolution logró mantenerse en pantalla con diferentes historias, pero sin nunca, lograr estar en una posición privilegiada en cuanto a importancia. Después de todo Alexa, Nia y, especialmente, Ronda Rousey estaban en lo más alto de la división.

Aun así lograban tener sus historias con diferentes rivales y mantenerse en pantalla. Incluso Riott logró tener oportunidades ante Ronda Rousey por el campeonato femenino mientras sus compañeras buscaban el nuevo oro para parejas de mujeres. Fuera de todo esto se han mantenido como un equipo todo el tiempo y no se ha visto señales que muestren su separación. Es más, ya fuera de la storylines, el trio comparte mucho fuera de cámaras e incluso se tatuaron la fecha en que debutaron cada una de ellas.

Absolution por otro lado fue todo lo contrario, sin Paige y con el cambio hacia SmackDown quedó claro que cada una de las tres seguiría su camino por separado, Paige como gerente general y las otras dos como luchadoras activas. Intentaron tanto Mandy como Sonya sacar provecho de su anterior alianza con al gerente general, pero Paige les dejo claro que serian como cualquier otra superestrella.

Desde ese momento ambas perdieron pantalla. Alrededor de Survivor Series empezaron a contar una historia donde se enfeudarian entre ellas, pero de un momento a otro dejaron la historia y siguieron siendo equipo llegando a competir por el nuevo campeonato femenino en pareja.

El presente de estos 2 equipos

The Riott Squad se encuentra totalmente estancado desde casi su debut. A pesar de que de los 2 grupos han sido las que más tiempo y pantalla tienen, solo Ruby Riott lo hace de forma individual con algo de trascendencia. Pero el solo hecho que sus 2 rivalidades en torno al título sean mero relleno para no sacrificar a otra superestrella habla de cómo es su posición dentro de la escala de importancia de la división. Como tag no logran salir tampoco de la táctica de golpear y correr. Siempre la vemos enfrentando a alianzas improvisadas de mujeres y en la gran mayoría de la veces terminan perdiendo.

Mandy Rose y Sonya DeVille estaban totalmente muertas hasta antes de fin de año. Mandy logró desarrollar una personalidad de bombon sexy que ha logrado darle pantalla y mantenerla en una rivalidad contra Naomi por cosas sucedidas durante Tought Enought entre ellas 2. En Fastlane Mandy tuvo una oportunidad vs Asuka por el titulo de SD, lucha que terminó perdiendo

¿Que hubiera pasado si Paige no se retiraba?

A partir de este punto todo lo que escriba es netamente especulativo.

Royal Rumble hubiera servido para que tuviéramos una contienda 3v3 que ganaría el equipo de Paige. En WM hubiéramos visto como en la Battle Royal se hubieran enfrentado nuevamente. De no haber cambiado de marcas en el Draft sería el equipo de Paige quien estaría molestando al resto en RAW teniendo pantallas todos los lunes.

El resto seguiría igual, se hubieran enfrentado a las gemelas Bellas, Natalya y Ronda, etc. Las chicas de Riott por otra parte se hubieran perdido totalmente en SD. El equipo no hubiera logrado despegar así como lo hicieron en RAW. Hubieran terminado separándose en un PPV cualquiera (y quizás ni eso) y luego reformandose intermitentemente. Ni Riott si hubiera conseguido pelear por el titulo frente a Carmella en un show sin relevancia.

Si te gustan nuestros contenidos, apoya a OTTR en Patreon!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: